Declaración de la Renta: ¿cómo tributan los pagos del FOGASA?

El Fogasa es un organismo público que garantiza a los trabajadores el cobro de sus salarios, así como las indemnizaciones por despido o extinción de contrato, pendientes de pago a causa de insolvencia o procedimiento concursal del empresario.

Para que poder aplicar el rendimiento correcto a la tributación el contribuyente debe de diferenciar el origen del cobro entre salarios o indemnización por despido previamente pagado por FOGASA.

Las cuantías pagadas por el FOGASA en concepto de salarios, tienen naturaleza de rendimientos del trabajo, y se debe hacer saber por ello en la casilla 001. Pero se pueden diferenciar dos clases diferentes:

  • Los pagos del FOGASA que son de periodos anteriores pueden demorarse pero no existir un litigio sobre su percepción. Por eso, en el año en que se perciben hay que declararlos mediante una declaración complementaria de ejercicio correspondiente.
  • Los pagos del FOGASA percibidos por existir un litigio sobre el derecho a percibir esas retribuciones, las cantidades por el FOGASA se declararan como rendimiento del trabajo del ejercicio en el que la sentencia es firme. Por lo tanto, se deberá incluir lo recibido por el FOGASA en la Declaración de la Renta.
  • En los dos casos el contribuyente no tendrá ninguna sanción, ni intereses de demora, ni recargo alguno.

Las cantidades pagadas por el FOGASA por indemnización por despido, se pueden distinguir dos casos dependiendo del importe de la indemnización:

  • Si la indemnización es inferior a la cantidad marcada con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores (límite establecido en el artículo 7 e, de la Ley 35/2006 de 28 de Noviembre) estará exenta de tributación.
  • Si el importe supera esta cantidad, el contribuyente deberá presentar una Declaración a parte, imputando el año correspondiente.

El caso más común pagados por el FOGASA es el primero.

Todas aquellas personas que estén obligadas a cotizar o al pago de otras deudas adquiridas con la Seguridad Social tendrán derecho a que les sea devuelto la totalidad o la parcialidad del importe de los ingresos realizados por la Agencia Tributaria por error.

Para solicitar una devolución de ingresos indebidos no es necesario utilizar el programa PADRE.

Dicha solicitud debe dirigirse a la Administración que corresponda según la reclamación. En caso de que la Administración que le corresponda tenga su gestión centralizada, será competente la administración en concreto no otra. Deberá presentarse antes del período de cuatro años, a contar desde el día siguiente a su ingreso.

El importe de la devolución es el correspondiente a los ingresos indebidos que realizó el contribuyente en su momento, más el interés de demora generado desde la fecha del ingreso en la Tesorería General hasta la fecha de la propuesta de pago.

En el supuesto caso de que la persona sujeta de la devolución de los ingresos indebidos fuera deudora de la Seguridad Social o tuviese concedido un aplazamiento o moratoria, el importe de la devolución se aplicará a la deuda pendiente de ingreso o de amortización (salvo para el caso de la deuda garantizada mediante aval genérico).

La presentación de la declaración complementaria se realiza en los casos en que el contribuyente tenga por objeto incluir perceptores que, debiendo haber sido incluidos en otra Declaración de IRPF de un ejercicio anterior, hubieran sido completamente omitidos en la misma. En la declaración complementaria solamente se incluirán las percepciones omitidas que motivan su presentación.

Para hacer una declaración complementaria se debe utilizar el programa PADRE de esos años. La nueva declaración, es decir la complementaria, recogerá la totalidad de los datos que deban ser declarados, incorporando, junto a los correctamente reflejados en la declaración originaria, los de nueva inclusión o modificación.

Para ello, en un primer momento, se tiene que cumplimentar una declaración exactamente igual a la presentada en el aún correspondiente, o más sencillo hacer una declaración duplicada de la entregada a la Agencia Tributaria.

Una vez se tenga esta declaración de la renta, se deben añadir los nuevos datos y rellenar las casillas de declaración complementaria. Concretamente, las casillas a rellenar son las 121, 122, 123 y 120 del apartado “Declaración Complementaria” Pág. 2 (IV), donde un despegable indica que se han de marcar con una X la casilla correspondiente al tipo de declaración complementaria.

Como hemos dicho, se deberá marcar con una X la casilla o casillas que correspondan al tipo de declaración complementaria:

  • Casilla 121: Declaración complementaria motivada por percibir atrasos de rendimientos del trabajo o en el supuesto de pérdida de la condición de contribuyente por cambio de residencia que se refiere el artículo 14.3 de la Ley del Impuesto.
  • Casilla 122: Declaración complementaria motivada por algún supuesto especia sobrevenido con posterioridad a la presentación originaria del ejercicio 2011.
  • Casilla 123: Declaración complementaria con cantidad a devolver inferior a la solicitada en la declaración anterior sin que ésta haya sido todavía efectuada.
  • Casilla 120: Declaración complementaria en otros supuestos distintos a los anteriores.

A continuación, se deberá completar el resultado de la autoliquidación correspondiente a la declaración de la renta del ejercicio que se quiere complementar. Es decir, la cantidad a ingresar de la anterior declaración en el apartado “Resultado a ingresar de la declaración anterior”, o a devolver (excepto cuando haya procedido marcar la letra c) del apartado anterior) el importe de la devolución en el apartado “Devoluciones acordadas por la Administración”, siempre que ésta ya haya sido efectuada por la Administración Tributaria.

Estos datos se trasladarán por el programa a las casillas 761 / 762 de la página 14 (IV) de la declaración, según se trate de ingresos o devoluciones respectivamente; y de este modo obtendremos el resultado de la declaración complementaria en la casilla 765.

El resultado de la declaración complementaria siempre es una cantidad a pagar del rendimiento omitido, ya que se están incluyendo perceptores, o rentas recibidas que generan una cuota tributaria positiva, por lo cual la cuota tributaria será mayor a la retención practicada en los atrasos.

Una vez generada la declaración complementaria, bien de forma telemática o en papel, se debe presentar para que se tramite y se adjunte a la declaración de la renta original. Esta declaración se puede presentar por Internet o en el banco.

Existen dudas en los casos en que el contribuyente haya omitido la aplicación de alguno de sus derechos en la Declaración de la Renta. Para esta situación el contribuyente no debe realizar una declaración complementaria, sino solicitar una “Devolución de Ingresos Indebidos”.

citaprevia-hacienda.com 2014 © Todos los Derechos Reservados -