Legislación básica sobre la deducción por inversión en vivienda habitual

Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio.

Entendemos por vivienda habitual la edificación destinada a residencia del contribuyente, antes de que pase un año desde que se haya comprado y durante un intermedio mínimo de tres años. Es decir, la transmisión de la vivienda habitual antes del plazo de tres años determina la pérdida de todas las deducciones practicadas.

Se podrán incluir las plazas de garajes que vayan dentro de la misma vivienda habitual, máximo dos plazas, deberán de cumplir las siguientes condiciones:

  • Deberá entregarse al mismo tiempo que la vivienda y pertenecer al mismo edificio.
  • La compra deberemos de realizarla al mismo tiempo que la vivienda habitual, aunque se presenten en documentos diferentes.
  • El uso no podrá estar prestado a terceras personas.

También se introducen los siguientes elementos como; trasteros, jardines, parques, piscina...

La base de la deducción por inversión en vivienda habitual estará constituida por las cantidades satisfechas para la adquisición o rehabilitación de la vivienda habitual, en los cuales incluiremos los gastos adicionales que hayan corrido a cargo del adquirente, así como las cantidades satisfechas en el caso de que la adquisición se haya financiado con un préstamo.

La base máxima será 9.040 euros anuales, a diferencia de que se tengan que realizar obras para una vivienda habitual que tengan que cubrir necesidades de personas discapacitadas, entonces la cantidad aumentará a 12.080 euros. Todo lo que supere esos límites no podrán beneficiarse de dicha deducción por inversión en vivienda habitual.

El tramo estatal y autonómico de la deducción por inversión en vivienda habitual se determinará aplicando el 7,5% sobre la base de la deducción, sin embargo, el tramo autonómico será determinado por cada Comunidad Autonómica, aplicándose de forma supletoria un porcentaje del 7,5%.

El contribuyente podrá seguir deduciendo por vivienda habitual en caso de separación o divorcio por las cantidades satisfechas en el período impositivo para la adquisición de la que fue durante la vigencia del matrimonio su vivienda habitual, siempre que continúe teniendo esta condición para los hijos comunes y el progenitor en cuya compañía queden.

La web de citaprevia-hacienda.com, le permitirá localizar su oficina más cercana, en donde realizar todos los trámites pertinentes del Servicio Público de Empleo Estatal.